• Zambrano: De la imagen a la mediación de la palabra

      Mariana Bernández (Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Iztapalapa, 2003)
      Para descifrar los enigmas planteados por la vida, afirma María Zambrano, el corazón tiene que presentarse dueño de sí y para ello necesita ser sostenido. ¿Qué significa esto? Para responder, primero debe volverse la interrogación hacia quien la hace: el hombre en el presente. Este ser vive una sucesión de instantes separados entre sí por un vacío apenas perceptible y que es indispensable para que el tiempo pase. El corazón debe sostenerse en esta situación de manera firme para que surja la respuesta; por otro, debe sostener, en el acto de responder, al sujeto para que esté presente y despierte. ¿Por qué el corazón? Tal vez porque su latido presupone un sentido de presencia que permite a María Zambrano proponer el despertar como la apertura al conocimiento y al amor.
    • Zambrano: De la imagen a la mediación de la palabra

      Bernárdez, Mariana (Universidad Autónoma Metropolitana, 2006-03-04)
      Para descifrar los enigmas planteados por la vida, afirma Marí­a Zambrano, el corazón tiene que presentarse dueño de sí­ y para ello necesita ser sostenido. ¿Qué significa esto? Para responder, primero debe volverse la interrogación hacia quien la hace: el hombre en el presente. Este ser vive una sucesión de instantes separados entre sí­ por un vací­o apenas perceptible y que es indispensable para que el tiempo pase. El corazón debe sostenerse en esta situación de manera firme para que surja la respuesta; por otro, debe sostener, en el acto de responder, al sujeto para que esté presente y despierte. ¿Por qué el corazón? Tal vez porque su latido presupone un sentido de presencia que permite a Marí­a Zambrano proponer el despertar como la apertura al conocimiento y al amor.